Nuestros productos

Los equipos modulares de Adande presentan una diferencia de
diseño muy sencilla y patentada: los contenedores aislados. Esta
característica única les permite funcionar mejor que cualquier otro
cajón en prácticamente cualquier lugar, en cualquier cocina. De eficacia probada y fiables, destacan en los entornos más exigentes y cuentan con la confianza de chefs y operadores exigentes de todos los sectores.

Además de ofrecer la temperatura y la humedad de mantenimiento más estables, lo que reduce el desperdicio de alimentos, el diseño garantiza que se pierda un mínimo de aire frío, lo que mantiene los costes de funcionamiento en un nivel bajo. Las garantías de estanqueidad inigualables de Adande contribuyen a aumentar el ahorro.

Ya sean independientes, debajo de la encimera, utilizados como soporte de equipos o integrados en una cocina, con varios tamaños y formatos diferentes, los equipos de Adande son fiables en todas las secciones de la cocina.

Un número cada vez mayor de restaurantes y hoteles de primera línea confían exclusivamente en la refrigeración patentada de
Adande en sus cocinas. El control preciso de la temperatura con ajustes incrementales desde el frigorífico (+15 °C) hasta el congelador (-22 °C) marca la diferencia de los equipos Adande. El pescado conservado exactamente a +1 °C sin necesidad de hielo se mantiene fresco durante más tiempo y es más fácil de filetear. La carne fresca que se guarda en un equipo Adande a exactamente +2 °C sufre menos deshidratación y pérdidas por goteo. Los helados y sorbetes conservados a -15 °C se mantienen a la temperatura ideal para servirlos sin que se formen cristales de hielo. Las patatas fritas salpican menos cuando se cocinan, absorben menos aceite y se cocinan de forma homogénea cuando se han almacenado en un equipo Adande. Marisco, pasta, bollería, ensalada y guarniciones son algunos de los muchos tipos de alimentos distintos que se conservan mejor en un entorno tan estable y controlado con precisión.

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.